martes, 24 de junio de 2014

Libertad.


Recuerdo como intentabas asustarme. Decías que mi vida se sumiría en un pozo de oscuridad si decidía alejarme de ti. Como se nota que no me conoces. Una vez más, me enfadé contigo y con tus chantajes. Pero esta vez era diferente. No lloré. No dudé. Sencillamente me indigné. Me cabreó el simple hecho de que después de todo lo que me habías hecho sufrir te creyeras en el derecho de amenazarme. Así que decidí que era hora de tomar medidas. Deberías haber pensado antes de actuar. Quizás si lo hubieras hecho, ahora miso no estarías lamentando el haberme perdido.

Pero eso pertenece al pasado. Y yo quiero hablar del presente. Quiero hablar de mi libertad. Me siento como un pájaro al que, tras muchos años encerrado, le sacan de su jaula y le dejan volar todo cuanto desee. Me gustaría poder expresarlo mejor, pero es la única palabra define aproximadamente lo que siento : LIBERTAD.

A todos mis seguidores, también quería deciros algo : que nada ni nadie os quite jamás la libertad. Porque si alguien lo hace algún día, estaréis perdidos. La libertad es lo que te permite elegir. Pero no solo elegir entre carne y pescado, elegir entre seguir el plan y ser uno más o cambiar las cosas y crear tu propio destino.

Y si decides cambiar las cosas, recuerda que en esta vida lo único que podrá detenerte son tus errores.



                                                                                 LUCY

No hay comentarios:

Publicar un comentario